Archivo de etiquetas| UN SOSTÉN PARA LA VIDA

Las causas que tejemos en AG son las causas de todas

Hace mucho no escribía en este blog, pero el trabajo que hemos iniciado juntas recientemente, “Una manta por Siria”, nos ha reunido de nuevo, a las mujeres que tejemos solidaridad, para apoyar a esas familias que llegan sin más que la ilusión de encontrar paz para vivir en una tierra nueva y desconocida.

La solidaridad que tejemos juntas por estos inmigrantes forzados por la guerra, es realmente el abrazo que abriga desde Costa Rica, a tanto individuo asustado, que llega a un clima inhóspito para ellos, acostumbrados al clima mediterráneo de su tierra. Ese cálido abrazo en lana y colores, no es sólo para apoyarlos a soportar las bajas temperaturas del otoño en el que se adentran en Europa, sino también para que sientan cómo del otro lado del océano, estas manos han tejido con amor para ellos, un nuevo nido de esperanza, matices nuevos para sus sueños, tejidos a dos agujas, con la intención de desearles el mejor cobijo que un ser humano puede encontrar: fraternidad y adhesión a través de las fronteras.

Una manta para siria

Las causas que a través de AG Artextil hemos gestado, han sido siempre causas que se suman a la solidaridad en el dolor, para encausarlo hacia nuevas formas de enfrentar los retos de la vida. Así fue como iniciamos nuestro proyecto, aun vigente e internacional, UN SOSTÉN PARA LA VIDA, con el que tejimos, urdimos, cosimos y coloreamos los sostenes para enfrentarnos al enemigo común, el cáncer de mama, a través de la creatividad y la imaginación. Pero también para enfrentar los fantasmas de infancias carentes y abusadas. Estas piezas las realizamos en Costa Rica y Uruguay y muy pronto, en un nuevo destino. Aquí tienen algunas muestras de esta causa que desarrollamos juntas, como siempre. Primero, el catálogo de Costa Rica:

Y estas, son imágenes de la muestra en la galería La Pasionaria, organizada por el Centro de Arte Textil Uruguayo, CETU:

La Pasionaria, Un sostén para la vida. 2013.

La Pasionaria, Un sostén para la vida. 2013.

Luego, recibimos la invitación para contar con una sala sólo para exhibir mi obra, en la 5a Trienal Internacional de Fibra y Arte Textil de Riga, Letonia, dado que mi pieza “Wonderbra”, – la que mostraba la historia de la cultura Ocidental a través de los pechos femeninos -, se había hecho acreedora al Premio Especial de la 4a. Trienal de Riga. Allí mismo, le dije a Velta Raudzepa, directora de la Trienal, que lo que yo quería era un salón en el que pudiéramos expresar nuestra condición de mujeres poderosas, a través del arte textil, invitando a artistas -hombres y mujeres- que hubiesen formado parte anteriormente de un Sostén para la Vida o del Art Bra Project de Canadá. Así, exhibimos 42 artistas en el Museo de Diseño y Artes Decorativas de Riga, provenientes de Canadá, Costa Rica, España, Guatemala, República Dominicana Nicaragua y Uruguay. La muestra pasó a Lituania y de ahí vendrá a Centroamérica, para exhibirse en los países participantes. Aquí les muestro la entrevista a la directora del museo, que aunque está en letón, se comprende la idea y se ve la muestra en su totalidad:

Y ahora, iniciamos esta causa de “Una manta x Siria”, en la que participan artistas y tejedoras por igual, la que contará con una experiencia de unidad en un centro de acopio idóneo, el 24 de octubre y el 30, es el último día para entregar las mantas en la sede de AG Artextil, el próximo mes . Queremos continuar apoyando a los grupos desfavorecidos o con necesidades especiales mediante el arte textil, por lo que nos hemos ido asociando a centros internacionales que nos brinden apoyo a todas en mayores conocimientos y oportunidades. Para darlo a conocer, muy pronto lanzaremos nuestro sistema de membresías, con múltiples beneficios y oportunidades para las artistas y tejedoras que nos apoyan.

Para terminar, quiero dejarles con un video clip de mis Puntadas Meditativas, para que recordemos que estamos tejiendo en unidad un nuevo mundo de solidaridad.

 

 

 

Cuando partir es un mensaje de esperanza

Estoy de viaje fuera de San José, pero ayer por la tarde vi rápidamente el muro de mi FB y me conmovió la noticia: MariaCe, María Cecilia Matamoros sucumbió ante un opositor desleal, el cáncer frente al que luchó tanto tiempo con el apoyo de su familia y de sus amigas, Doreen Bakit y Mercedes Hernández. Junto a estas últimas elaboró su SOSTÉN PARA LA VIDA, una metáfora poética sobre la esperanza, la celebración de la vida, la amistad y la responsabilidad personal sobre la manera en que encaramos nuestra vida. Un ejemplo María Cecilia, porque a pesar de su dolencia, ella se mantuvo confiada, solidaria y sobre todo, optimista. Porque al fin y al cabo, ¿qué es la muerte sino una nueva transición de la vida? No comprenderíamos a la muerte sin la vida y viceversa. Con el optimismo de MaríaCe, esa transición fue una de amor y paz, su recuerdo queda en su ART BRA y su justificación, que es un símbolo más del reto que todos y todas enfrentamos. Gracias MaríaCe, gracias porque tu fallecimiento es fuente de vida y esperanza.

Sostenes en FUNDESO y en el Hospital San Juan de Dios

Una de las experiencias más enriquecedoras que he tenido, ha sido con las pacientes de cáncer de mama en el Hospital San Juan de Dios. Por intercesión de Movimiento Rosa de Auto Mercado, llegué a trabajar con ellas su ART BRA.

La primera lección recibida fue que quienes estamos “sanos (as)” no estamos conscientes de la bendición que representa estar vivos (as), porque nos olvidamos que la vida es un milagro que debe ser aprovechado al máximo diariamente, porque nadie puede asegurar que el instante que sigue a éste, estará todo bien en esta maquinita llamada cuerpo que ponemos a trabajar sin consciencia de su tremendo valor. Las mujeres de oncología en el San Juan de Dios, y quienes padecen cáncer de mama, añoran la salud, porque sólo valoramos lo que tenemos hasta que lo perdemos.

La segunda gran lección fue que el espíritu del ser humano es siempre creativo y mágico y puede traducir el dolor en esperanza, en color, en nuevas maneras de encarar el mundo. Pero ante todo, la mejor lección que recibí fue la de la solidaridad, entre ellas se apoyan mutuamente, se motivan y acompañan a las que están más solas, más olvidadas por sus seres queridos, que a veces no llegan a visitarlas o lo hacen muy espaciadamente.

Cuando iniciamos el proceso de UN SOSTÉN PARA LA VIDA en el Hsopital San Juan de Dios, ellas se pusieron a dibujar, lo mismo sucedió en FUNDESO, experiencia extraordinaria de la que muestro los dibujos de las participantes, sus proyectos para el ART BRA.  Dibujar es poner sobre el papel la percepción de lo que me sucede en símbolos, por eso, formó parte de la planificación de sus ART BRA.

Una de las participantes del San Juan de Dios comenzó a dibujar el suyo, su nombre es Enilsa. Me acerqué a verlo y le pregunté por qué le había puesto unos tirantes tan gruesos, y me respondió que eran para poder sostener la carga tan pesada que significa en la vida el cáncer de mama.

Elida Rojas dibujó el suyo y comentó que era un sostén de lucha, porque las que la sostienen para mantenerse en la confianza de vencer la enfermedad, son sus hijas.

Todas pensaron en simbolizar la paz que requieren sus corazones, la fuerza para continuar, la unión y el Amor; y todas coincidieron en que la fe que profesan por algo más grande que ellas, (algunas les llaman ángeles o santos, otras directamente Dios), es un pilar que les brinda paz y confianza en que lo que viene es lo mejor, sea como sea.

Esto me ha hecho meditar tanto en cómo una espiritualidad desarrollada, sea en cualquier religión o simplemente, una espiritualidad personal, es una parte esencial del ser humano, sin ella, estamos a la deriva, al garete, dependiendo de cosas materiales y de felicidades efímeras. Es esta espiritualidad integrada lo que les da a estas mujeres fe en su proceso y a mí, confianza en que si dejamos de ver sólo para nuestro ombligo y abrimos la mirada más allá de nosotros (as) mismos (as) encontraremos un mundo para dar nuestro aporte, nuestra puntada  para tejer la reflexión en la vida de otros seres humanos que requieren de cuidados especiales dentro de esta urdimbre que es la humanidad.

Del Hospital San Juan de Dios, me mandaron esta publicación sobre UN SOSTÉN PARA LA VIDA, sobre la experiencia inolvidable que compartimos en esa institución: