Archivo de etiquetas| FUNDESO

Sostenes en FUNDESO y en el Hospital San Juan de Dios

Una de las experiencias más enriquecedoras que he tenido, ha sido con las pacientes de cáncer de mama en el Hospital San Juan de Dios. Por intercesión de Movimiento Rosa de Auto Mercado, llegué a trabajar con ellas su ART BRA.

La primera lección recibida fue que quienes estamos “sanos (as)” no estamos conscientes de la bendición que representa estar vivos (as), porque nos olvidamos que la vida es un milagro que debe ser aprovechado al máximo diariamente, porque nadie puede asegurar que el instante que sigue a éste, estará todo bien en esta maquinita llamada cuerpo que ponemos a trabajar sin consciencia de su tremendo valor. Las mujeres de oncología en el San Juan de Dios, y quienes padecen cáncer de mama, añoran la salud, porque sólo valoramos lo que tenemos hasta que lo perdemos.

La segunda gran lección fue que el espíritu del ser humano es siempre creativo y mágico y puede traducir el dolor en esperanza, en color, en nuevas maneras de encarar el mundo. Pero ante todo, la mejor lección que recibí fue la de la solidaridad, entre ellas se apoyan mutuamente, se motivan y acompañan a las que están más solas, más olvidadas por sus seres queridos, que a veces no llegan a visitarlas o lo hacen muy espaciadamente.

Cuando iniciamos el proceso de UN SOSTÉN PARA LA VIDA en el Hsopital San Juan de Dios, ellas se pusieron a dibujar, lo mismo sucedió en FUNDESO, experiencia extraordinaria de la que muestro los dibujos de las participantes, sus proyectos para el ART BRA.  Dibujar es poner sobre el papel la percepción de lo que me sucede en símbolos, por eso, formó parte de la planificación de sus ART BRA.

Una de las participantes del San Juan de Dios comenzó a dibujar el suyo, su nombre es Enilsa. Me acerqué a verlo y le pregunté por qué le había puesto unos tirantes tan gruesos, y me respondió que eran para poder sostener la carga tan pesada que significa en la vida el cáncer de mama.

Elida Rojas dibujó el suyo y comentó que era un sostén de lucha, porque las que la sostienen para mantenerse en la confianza de vencer la enfermedad, son sus hijas.

Todas pensaron en simbolizar la paz que requieren sus corazones, la fuerza para continuar, la unión y el Amor; y todas coincidieron en que la fe que profesan por algo más grande que ellas, (algunas les llaman ángeles o santos, otras directamente Dios), es un pilar que les brinda paz y confianza en que lo que viene es lo mejor, sea como sea.

Esto me ha hecho meditar tanto en cómo una espiritualidad desarrollada, sea en cualquier religión o simplemente, una espiritualidad personal, es una parte esencial del ser humano, sin ella, estamos a la deriva, al garete, dependiendo de cosas materiales y de felicidades efímeras. Es esta espiritualidad integrada lo que les da a estas mujeres fe en su proceso y a mí, confianza en que si dejamos de ver sólo para nuestro ombligo y abrimos la mirada más allá de nosotros (as) mismos (as) encontraremos un mundo para dar nuestro aporte, nuestra puntada  para tejer la reflexión en la vida de otros seres humanos que requieren de cuidados especiales dentro de esta urdimbre que es la humanidad.

Del Hospital San Juan de Dios, me mandaron esta publicación sobre UN SOSTÉN PARA LA VIDA, sobre la experiencia inolvidable que compartimos en esa institución:

 

Anuncios